Historia


El 30 de septiembre de 1952 tomé posesión de la parroquia de Santiago el Mayor.

En la visita a los barrios de las covachuelas y de la Antequeruela encontré durante el curso escolar a muchas niñas sin escolarizar por falta de puestos escolares en los colegios. Los niños si estaban atendidos escolarmente, aunque con gran número por aula, ochenta y cien alumnos en muchas clases.

El Ministerio de Educación facilitaba crear colegios parroquiales, dando profesores de su escalafón, si facilitaban local y material escolar.

Antiguo colegioEn 1953 creé la primera escuela parroquial en Santiago para niñas. El ayuntamiento me facilitó unos locales en el Solar de la Antequeruela, que eran almacenes de carbón, por el importe simbólico, y habían sido vaquería de D. Luis Manso. Acondicioné debidamente una parte para una clase, y busqué en diversos colegios material escolar que no usaban.

El Ministerio facilitó la profesora del escalafón. Fue Dª Esperanza Salvador Vicente, que estuvo hasta su muerte en 1971. Fue directora durante varios cursos, cuando se habían creado varias clases.

Como acudió gran número de niñas, la clase era unitaria de niñas, el 1954 cree otra clase unitaria de niñas y otra de párvulos. Fueron sus profesores Dª. Elena Herrero Forrondona, y Dª. Milagros Gálvez-Medina Suaña.

Ese año se creó una clase mixta en salón adosado a la ermita de S. Antón. La Delegación del Ministerio de Educación no permitió que funcionara. Pues dichas clases mixtas sólo permitía fueran en pueblo de escasez de matrícula escolar. Por lo que fue convertida en clase de párvulos. Fue su segunda profesora Dª. Mª del Carmen Daza.

El 1959 se creó una clase de niños que desde el año 1890 venía funcionando en la calle Azacanes, creada por el Arzobispado, pagando al profesor D. Manuel Fernández con la limosna que se daba al obtener la Santa Bula, y que había sido suprimida.

El profesor de la nueva clase fue D. Luis Rodríguez. Al que siguió D. Eduardo Valverde Morales, pues D. Luis Rodríguez sólo estuvo dos cursos.

Guardería Puerta de BisagraAl tenerse que crear otra nueva clase para niñas, se transformaron las unitarias en Colegio Parroquial Graduado, con director sin clase, para niños y niñas. A la vez se creó otra clase de párvulos.

Una de las clases era para orientación profesional para niñas, siendo su profesora, con la titulación correspondiente Dª. Dolores García, que estuvo sólo un curso y la siguió Dª. Francisca Calvo. Y para la clase de Párvulos Dª Concepción Juárez Beneitez.

Para poder permitir la coeducación hubo que solicitarlo al Ministerio, y se consiguió para el curso 1968-69.

El colegio siempre estuvo en los locales del solar, menos dos cursos, que al haber peligro de ruina en parte del edificio, se trasladaron las clases a locales de la nueva casa parroquial de Santiago, y parte del edificio del Ayuntamiento, que había sido colegio, junto al Circo Romano, avda. Reconquista y otro al Hospital de Tavera que había sido colegio de Auxilio Social.

El cardenal D. Enrique Pla y Daniel, visitó tres veces el Colegio, actuando los niños con diversas representaciones, con gran asistencia de padres. Así el cardenal D. Vicente E. Tarancón.

D. Marcelo González, bendijo solemnemente el nuevo edificio del Colegio, que fue construido en los locales ya mencionados, por Dragados y Construcciones. El Ministerio de Educación y el de Trabajo ayudaron económicamente.

En dicho edificio, una parte se acondicionó para que funcionara la Guardería Parroquial Laboral, que venía funcionando desde 1955, en los locales de la Puerta Bisagra. El nuevo edificio del Colegio y Guardería, construido en lo que fuera vaquería de D. Luis Manso, propiedad del Ayuntamiento de Toledo, permutado con la autorización del Ministerio del Interior, está registrado como propiedad de la parroquia Santiago el Mayor, Toledo.

A los locales mencionados, y para dar más amplitud, se unió otros locales, que también habían sido vaquería de D. Luis Manso, y que hubo de comprar a sus descendientes, ya que él había fallecido.

El proyecto del Colegio le hizo el arquitecto D. José Gómez Luengo, que dirigió su ejecución, hecha por la empresa Dragados y Construcciones, durante el curso 1974 y como aparejador D. Luis Moreno.

colegio_nuevoEl coste total de su ejecución fue de 30 millones de pesetas.

El nombre del Colegio fue primeramente de la Virgen de Fátima. Al pretender permutar dichos locales del Ayuntamiento por las ruinas de la antigua ermita de los Desamparados, situados junto al Miradero, y poder hacer nuevo edificio debidamente adecuado para colegio, a petición de la hermandad de la Virgen de los Desamparados, se denominó al colegio con su nombre. Y cuando se crearon nuevas clases, convirtiéndolo en Colegio de Enseñanza Graduado, se le dio el nombre de Santiago el Mayor.

En 1960 se creó el Taller Nazaret, situándolo en locales de la antigua casa parroquial de la extinguida parroquia de S. Isidoro, en la calle Azacanes. Fue en colaboración con la institución eclesial barcelonesa Talleres Nazaret, que ayudaron para su mantenimiento, facilitando sobre todo material adecuado para la enseñanza de carpintería. Acudían en horas libres los niños mayores del Colegio, que querían.

Los talleres Palomino de Toledo nos dieron personal técnico para la enseñanza.

En colaboración con el Ministerio de Trabajo se dieron cursos de carpintería para jóvenes, que los subvencionaba con una ayuda económica a los que los hacían, y ayudaba para el material que se precisaba. Y de la misma forma dieron cursos de corte, costura y confección a las jóvenes que los hicieron.

Los almacenes Gato Negro, plaza Mayor, Madrid, facilitaron el aprendizaje de alfombras a las niñas de la clase de formación profesional, y talleres de punto de Sonseca facilitaron maquinarias y materiales para hacer guantes y otras prendas, facilitando encargos remunerados de dichas prendas.